martes, 21 de noviembre de 2017

Una Hermosa historia de Padre e Hijo

Una historia de la tendríamos que aprender todos. ¿Cuántas cosas nos parecen imposibles? ¿Cuántas cosas no hacemos por miedo? ¿Cuánto tiempo perdemos en quejarnos por casi todo? En fin.
En una época como la actual, donde es fácil caer en la desmotivación, se agradecen libros como “compromiso Absoluto”, la historia de Dick y Rick Hoyt. Un libro que es un canto a la esperanza, al amor al deporte y en el que el triatlón es protagonista con la demostración de un padre y un hijo en distancias ironman, media, olímpica o sprint. Este libro es un gran regalo para estas navidades http://www.casadellibro.com/libro-compromiso-absoluto-untestimonio-del-amor-de-un-padre-por-su-hi-jo/9781607380511/1893491 y ayudará a mucha gente a creer en sí mismo. Como dice papa Hoyt “Sí, tu puedes”. Nacido con una cuadriplejia espástica, Rick Hoyt ha sido valorado por numerosos médicos. Ellos aconsejaron a sus padres. Dick y Judy, ingresar a su hijo mayor en una institución especializada, pero ellos se negaron. Estaban decididos a darle a su hijo las mismas oportunidades posibles de llevar una vida normal y para ello, se aseguraron de incluir a Rick en todas las actividades cotidianas que desarrollaban y especialmente en las que involucraban también a sus otros dos hijos, Rob y Russ. En casa la situación era más sencilla, pero en el mundo exterior se tornaba complicada. Fueron varias veces rechazados por directores de escuelas que se negaban a incluir a Rick en los programas. La madre de Rick trabajó sin descanso para ayudar a preparar y presentar un decreto estatal, la Ley 766, que fue la primera reforma sobre la Educación Especial en los Estados Unidos. Como resultado, Rick y otros niños físicamente impedidos tienen la posibilidad de atender a las escuelas públicas en el estado de Massachusetts. Pero, ¿cómo podría comunicarse Rick cuando no puede hablar? Con el fin de sobrepasar esta limitación, Dick y Judy trabajaron con el Dr. William Crochetiere, quien es el director del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Tufts, para construir una máquina de comunicación interactiva. En el hogar de los Hoyt a esta máquina se le llamaba: “La máquina de la esperanza” y le daba la opción a Rick de expresarse presionando su cabeza contra una pequeña palanca. Por primera vez Rick tenía la oportunidad de comunicarse. Un día Rick le pidió a su padre inscribirse en una carrera de caridad, pero la historia tuvo un giro inesperado: Rick también quería participar. Dick nunca había corrido en una carrera atlética antes, pero el reto mayor era tener que empujar la silla de ruedas de su hijo al mismo tiempo. Pero una vez más los Hoyt estaban dispuestos a superar cualquier obstáculo que estuviera en su camino. Hoy en día, después de un millar de carreras, incluyendo numerosas maratones y triatlones, Dick Hoyt continúa empujando la silla de ruedas de su hijo. Conocidos con afecto por todo el mundo como el equipo Hoyt, ellos poseen ese compromiso absoluto que continúa inspirando a millones de personas y con orgullo llevan su lema: “Sí, tú puedes” a todos los que se cruzan en su camino. Dick Hoyt es un Teniente Coronel retirado de la Fuerza Aérea, y su hijo Rick Hoyt es graduado de la Universidad de Boston. El equipo Hoyt ha participado en más de mil carreras atléticas, destacando maratones como el de Boston o el Ironman de Hawaii.
  Whily, 2º de Bachillerato

0 comentarios:

Publicar un comentario